Nuestra Fe - Iglesia Dios Con Nosotros

Go to content

Main menu:

Creemos y mantenemos las prácticas de cumplir la gran comisión y propagar las verdades del evangelio de nuestro Señor Jesucristo. Las Escrituras (A.T. y N.T.) ambas es la revelación divina dada por Dios a los hombres por medio de sus siervos inspirados por el Espíritu Santo de tal manera que no erraron en la transmisión de ella. Tenemos el Espíritu Santo para iluminarnos en su estudio y para interpretarla correctamente (2da. Timoteo 3:15-16, 2da. Pedro 1:20-21, lra. Juan 2:27). La Biblia es toda muestra de fe practica, por lo tanto estas declaraciones de verdades son tenidas por base de comunión entre nosotros; (a saber hablamos todos en acorde 1ra. Corintios 1:10, Hechos 2:42, 2da. Timoteo 3:15-16, 1ra. Pedro 2:2).

A) El Dios único y verdadero:  Hay un Dios vivo y verdadero, manifestado en el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Dios es Espíritu infinito, eterno e inmutable en su sabiduría, poder, santidad, justicia, bondad y verdad. (Deuteronomio 6:4, Juan 10:30, 2da. Corintios 13:13, Mateo 28:19).

Dios es el creador de todo lo que existe inclusive hombre (Génesis 1:1, 21, 26, 27). Todos los renacidos por la fe en la obra redentora de Jesús, son hijos de Dios (Romanos 8:14-17, Efesios 4:6, Mateo 6:8-9)


B) El Señor Jesucristo:  Es el Hijo eterno de Dios, quien se humillo a si mismo, despojándose de su gloria haciéndose hombre y así El es y Permanece para siempre Dios-hombre, dos naturalezas distintas en una sola persona (Mateo. 16:16). Es el Hijo del hombre, nacido de Maria con un cuerpo humano igual al nuestro, pero nunca peco (Lucas 1:30, Hebreos 2:14, 4:15). En el calvario fue hecho pecado, llevado así los pecados de la humanidad (2da. Corintios 5:21, lra. Pedro 2:24, Romanos 8:32). Por eso es el único mediador entre Dios y los hombres (1ra. Timoteo 2:5-). Resucito al tercer día y después ascendió al trono de Dios, su Padre, siendo revestido de su gloria (Mateo 28:5-6, Filipenses 2:6-9).

Derramo su sangre que limpia de todo pecado (Juan 1:10-11, Juan 5:28-29) El pecador es salvo por medio del arrepentimiento y por el hecho de recibir por la fe a Jesús como salvador personal (Mateo 4:17, Juan 1:12-13, Juan 3:16-18).



C) El Espíritu Santo:  El es la tercera persona de la trinidad, es el que actúa en el mundo, igual en poder y en gloria con el Padre y con el Hijo y debe ser amado, obedeciendo y adorado ( Juan 16:7-10; Romanos 8:9-14; Juan 3:6). El redarguye, convence de pecado, de justicia y de juicio. El aplica la obra redentora de Jesús y su sangre al pecador arrepentido es salvo y hecho hijo de Dios (Juan 16:7-11; Romanos 8:9-14; Juan 3:6). El es el consolador y habita en el creyente para guiarlo, enseñarlo, disciplinarlo y darle poder para vencer el pecado, a Satanás, al mundo, a la tentación y la carne y vivir en santidad (Juan 14:16-17, 26, Juan 15:26, Juan 16:13, Galatas 5:22-23). El reparte sus dones a los creyentes como quiere (1ra. Corintios 12:7-11; Romanos 12:6-8)

 
Back to content | Back to main menu